COLUMNA VERTIENTE

Redacción

Por: Bernardo Elenes Habas MxNoticias
Reparto agrario de 1937 en el Valle del Yaqui.- Crónicas para la historia (No. 165).- Lázaro Cárdenas del Rio, siendo presidente de México, expropió las extensiones de cultivo del Valle del Yaqui a extranjeros y nacionales privilegiados.- Sembró, un 31 de octubre de hace 87 años, la semilla de un sueño que no alcanzó plenitud…

Hace 87 años -31 de octubre de 1937- había júbilo en el Valle del Yaqui.

La presencia de Tata Lázaro, indicaba que la semilla de la justicia caía en los surcos de la historia.

Gritaban llenos de fervor revolucionario Timoteo Rivas, Ignacio Habas “Nacho Viejo”, mi abuelo; Homobono y Jesús Velázquez, Los Tolano, Los Encinas, como afirma el cronista Rogelio Arenas Castro, en su libro “Cajeme de mis Recuerdos”, que tuve el honor de prologar.

reparto 1937 (1)Lo sabían bien el Machi López, Pascual Ayón, Jacinto López, Bernabé Arana León, Ramón Danzós Palomino, quienes, a través de los sindicatos agrícolas, habían atizado la fogata del ejido para lograr el reparto de latifundios en el Valle del Yaqui, convirtiendo sus luchas valientes y sin tregua en realidad, aquel 31 de octubre.

Hace 87 años, pues, los campesinos que habían desmontado con sus manos extensos espacios del Valle para beneficio de extranjeros y nacionales privilegiados, comprendieron aquel 31 de octubre de 1937, cuando llegó el presidente Lázaro Cárdenas a convertir en realidad el reparto agrario, dando nacimiento al ejido colectivo, que todo era verdad. Que dejaban atrás una noche de sobresaltos y sombras pegajosas.

Esta labor no era casual. Venía desarrollándose desde años atrás, cuando El Machi, Bernabé Arana, Jacinto López, Ramón Danzós Palomino, construían, a la par que los sindicatos obreros en la ciudad, los agrarios en el Valle.

Los habitantes del viejo Cajeme, comentaban cómo veían salir de su casa en la calle Coahuila al sur, a Maximiliano R. López, quien caminaba por la Saperoa (6 de Abril) rumbo al poniente, colgando de su hombro un morral repleto de documentos.

-Ahí va Guarache de Oro (así conocía el pueblo al Machi, porque hacía sus recorridos desde la ciudad hacia el Valle, caminando). Anda organizando los ejidosreparto 1937 (2) que, dice, pronto estarán funcionando en las tierras de los latifundistas como el Jimmy Ryan.

Sí, se referían a James Ryan, propietario de la Hacienda La Realidad en el Campo 4, donde mi abuelo fue mayordomo, es decir, encargado de los procesos de siembra y su vigilancia.

Y El Machi, al igual que Pascual Ayón, Bernabé y Danzós, tenían cierto que la política agrarista del General Lázaro Cárdenas pronto sería realidad, debido a la comunicación escrita que mantenían con el Departamento Agrario, informando detalladamente de la conformación del Valle y los propietarios de sus extensiones, tales como W. A. Ryan, J. J. Ryan, S. O. Stoker, Herman Zilman, Herman Rishter, Hans Lawrens, Walter Arenz, Hugo Schwarzbeck, John Seifert, Hogara Singh, Alberto Steinback, Juan Adolfo Schraidt, Pablo Wittie, Fred Woller, entre una larga lista de extranjeros enumerados por Carlos Serrano Tellechea en su Micro Historia del Valle del Yaqui, quienes habían adquirido dichos terrenos a la Compañía Richardson.

Con el Reparto del 37, comenzaba una nueva etapa para los campesinos y sus familias, quienes empezaban a recibir recursos que jamás habían imaginado, porque antes, cuando fueron peones, todos sus magros salarios se quedaban en las llamadas “comisarías”, especie de tienda de raya que los latifundistas implementaban para surtir de provisiones a sus trabajadores.

reparto 1937 (3)Desgraciadamente el gobierno de Tata Lázaro no previó la orientación profunda en las familias para que aprendieran a manejar los recursos de las “liquidaciones”, cuando les entregaban las ganancias de las cosechas.

Se relajaron las costumbres de austeridad, y esos dineros ganados desde el esfuerzo en el surco, quedaban en manos de los propietarios de cantinas en la ciudad y los llamados “salones” de la vieja zona de tolerancia, donde brotaba la música de las bandas regionales (la tambora o la perrada), y corría la cerveza y el vino junto con los sueños mágicos de un ejido justo y promisorio.

A los pocos años surgieron los conflictos en la estructura ejidal con la figura de “individuales” y “colectivos”. Incluso ese fuerte divisionismo provocó hechos violentos, de sangre. Pero los trámites que destruyeron el ideal cardenista, se proyectaron ante el Departamento Agrario, que aceptó los intereses separatistas.

Hoy se cumplen 87 años, de ese proceso histórico de justicia, decretado por Tata Lázaro, quien al entregar la tierra a los campesinos, ponía en sus manos además de las escrituras colectivas, un rifle Mauser, para la defensa de su ejido…

—-o0o—-

Next Post

Axel Josué es un Estudiante Hermosillense que Jugará Fútbol Profesionalmente

Por: Redacción MxNoticiasHermosillo, Sonora.- El joven hermosillense Axel Josué Maldonado Tolano logró su sueño de jugar en un equipo profesional de futbol al firmar contrato con el Club Tijuana Xoloitzcuintles de […]

Subscribete Ahora

https://WA.ME.COM/526442517463
Feedback
A %d blogueros les gusta esto: