COLUMNA VERTIENTE

Redacción

Por: Bernardo Elenes Habas MxNoticias
Don René Gándara, alcalde visionario.- Crónicas para la historia (No. 124).- Condujo los destinos de Cajeme durante el trienio 1955-1958.- Abrió las alternativas de pavimento, agua entubada, drenaje sanitario.- Heredó una síntesis histórica de la inclusión del Municipio en el entorno regional, pintada por Francisco Romero Meneses, en la Sala de Cabildo.

René Gándara Romo, fue, sin duda, un alcalde sobresaliente que hizo historia en Cajeme.

Pese a que le tocaron durante su mandato (1955-1958), los aciagos días del “Movimiento Contrerista”, su legado pervive y se refleja en obras que se han convertido, a 65 años de distancia, en referentes históricos para el Municipio.

René Gándara RomoEl “Movimiento Contrerista”, se fundamentó en la disputa electoral por la Presidencia Municipal durante 1958, entre integrantes de un mismo partido –PRI-, donde el poderoso grupo de los agricultores habían perfilado como candidato a Gabriel Gallegos Campoy inicialmente, luego sería Gilberto Oroz Valenzuela, pero esos cambios no detuvieron los desacuerdos, estallando una rebelión de la CTM, uno de los principales bastiones del priísmo, cuyos líderes y bases apoyaban como su abanderado a Rafael Contreras Monteón “El Buqui” (apodo que debido a su juventud como participante en las lides políticas, le había impuesto el dirigente obrero Aurelio García), creando el Partido Democrático de Cajeme (PDC).

Esas luchas intestinas del PRI, provocaban irritación en el ánimo del alcalde Gándara, porque su administración pública había surgido de dicho instituto político y era evidente su sentido de pertenencia a los grupos de poder arraigados en su partido, de tal manera que tan fuertes circunstancias lo hicieron renunciar, indignado, faltando dos meses para concluir su mandato.

A su salida lo relevó Atanasio Aragón Gámez, ante la ausencia del primer regidor Antonio Valdez quien se encontraba fuera de la ciudad y que, de acuerdo a la ley, cubriría el interinato; como así sucedió a los 16 días, cuando Cabildo le dio el cargo; volviendo Aragón Gámez a su regiduría, quien también se desempeñaba como dirigente municipal del PRI.

Pese a que las crónicas de esos años ubican a don René como un alcalde de carácter recio y hasta intransigente, el tiempo se encarga ahora de hacerle justicia, porque si se revisa su paso por la Presidencia Municipal se palpa que supo darle rumbo al desarrollo del Municipio con infraestructura que tenía visión de futuro, monumentos, plazas públicas, alumbrado, pavimentación en el primer cuadro de la ciudad, abastecimiento de agua entubada, lo que puso fin al servicio que prestaban los barriqueros, legendarios trabajadores guiando sus carretas tiradas por mulas o caballos, con un recipiente de madera empotrado.

Asimismo puso en marcha el proceso de conversión de la laguna del Náinari en paseo comunitario, mismo que hoy es un símbolo para Cajeme y cuya idea original fue del periodista fundador de Diario del Yaqui, Jesús Corral Ruiz, quien se desempeñó en la administración gandarista como director de Acción Cívica.

Gándara Romo inauguró el Cine Cajeme, la Concha Acústica construida durante la administración de Rodolfo Elías Calles (1952-1955), abrió la alternativa del drenaje sanitario, para poner fin a las fosas sépticas.

Le tocó ser testigo de honor en la magna ceremonia de inauguración de la presa Álvaro Obregón.

Y, adelantándose a los tiempos, para rubricar la iniciativa del presidente de la República Adolfo Ruiz Cortines (1952-1958), referente a darle valor y reconocimiento ciudadano al voto de la mujer, don René incluyó en su planilla cuando fue candidato a la alcaldía, por primera vez en el devenir histórico-político del Municipio, a dos mujeres como regidoras: Amparo Álvarez Arreola, propietaria; profesora Carmen Sánchez Corral,Romero Meneses murales suplente.

René Gándara Romo auspició que en los muros desnudos de la primera Sala de Cabildos de Palacio Municipal, se plasmara una síntesis histórica del desarrollo de Cajeme en el entorno regional, desde los tiempos remotos de la llegada de los españoles a la región del Yaquimí en 1533, hasta los días promisorios del florecimiento productivo propiciado por la construcción de la presa Álvaro Obregón, en la década de los 50.

Dicha síntesis histórica surgió de los pinceles y del genio creativo del pintor sonorense (Sahuaripa) ya fallecido, Francisco Romero Meneses.

—–o0o—–

Next Post

Constellation Brands - Postura

Hemos escuchado atentos las declaraciones de la subsecretaria de Gobernación, Diana Álvarez y las palabras del Presidente de la República con respecto a nuestro proyecto en Mexicali, Baja California. Hemos […]

Subscribete Ahora

https://WA.ME.COM/526442517463
A %d blogueros les gusta esto: